CONSULTA VETERINARIA a domicilio 24 horas URGENCIAS Y CIRUGÍAS. F: +569 50085152 EMAIL contacto@veterinariacafati.cl

Realizamos todo tipo de Cirugías Generales, Exploratorias, Preventivas, Terapéuticas y Paleativas. Nuestro pabellón cuenta con Máquinas de anestesia, Monitores multiparametro, Oxígeno , Electro bisturí, Autoclave y todo lo necesario para realizar Cirugías Veterinarias en Santiago. Consulte a cirugias@veterinariacafati.cl
(Cel) +569 5008 5152

FRACTURAS EN PERROS Y GATOS, SU TRATAMIENTO Y CIRUGIA

Se denomina fractura en perros y gatos a la pérdida de continuidad de un hueso o cartílago, esto es cuando se rompe un hueso o cartílago, generalmente articular.  La causa más común y frecuente de una fractura en perros y gatos es en traumatismo o golpe, aunque existen otras causas de fractura, como algunas enfermedades (fracturas patológicas). Todos los huesos son susceptibles de fracturarse, aunque hay algunos que pueden fracturarse más frecuentemente como los huesos largos (fémur, humero, tibia, ulna, etc.).  Cuando nuestra mascota sufre un golpe fuerte como alguna caída o atropellamiento por vehículo puede presentar lesiones diversas que incluyan una fractura, sin embargo es importante recordar que las fracturas en perros y gatos casi nunca se consideran urgencias.  Algunas excepciones son las fracturas expuestas (donde el hueso atravesó la piel), de costillas o de cráneo (aunque no todas). Si su mascota sufre un accidente es importante llevarla con su médico veterinario lo antes posible para ser evaluada, igualmente es muy importante no medicar sin indicaciones del veterinario ya que muchos medicamentos de uso corriente en humanos pueden causar daños graves en su organismo, daños aun más graves que el golpe recibido.

Por ejemplo: los antiinflamatorios pueden ser efectivos para control del dolor pero aun en bajas dosis pueden causar daños permanentes y graves en riñones y estómago, además que pueden interferir en la correcta evaluación del médico al momento de revisar al paciente.  En caso de algún accidente es importante tranquilizar a su mascota con voces amables y si lo permite caricias, tener paciencia y cuidado ya que un animal con dolor puede morder, tratar en caso de ser posible de inmovilizar con vendajes o entablillados sencillos(sin apretar) o colocarla en una tabla a forma de camilla y llevarla al veterinario. Una mascota traumatizada (golpeada) puede presentar además de fracturas, lesiones que pongan en peligro su vida como: traumatismo craneoencefálico (cabeza-cerebro), traumatismo torácico(pulmones-corazón), traumatismo torácico(vejiga urinaria, bazo, intestino), etc.

El paciente traumatizado puede también presentar condiciones más importantes que la fractura como son: hemorragias, estado de choque u otras enfermedades previas o presentes al momento del traumatismo. Es lógico y comprensible que como propietario responsable de una mascota se preocupe por resolver las fracturas lo antes posible ya que muchas veces resultan ser lesiones aparatosas y alarmantes a la vista, sin embargo  es responsabilidad de su médico veterinario valorar y estabilizar al paciente hasta una condición aceptable antes de proceder a la resolución de las condiciones ortopédicas-traumáticas.  En la mayoría de los casos es recomendable esperar un promedio de 48 horas a partir del evento traumático antes de proceder a una operación o procedimiento de resolución ortopédica-traumática. Este periodo puede ser menor o mayor dependiendo de cada caso.

Independientemente de la fractura en el perro o gato, cada paciente y cada caso son diferentes y por consecuencia existen múltiples métodos de manejo y resolución de fracturas. Es labor del médico evaluar la mejor opción de tratamiento. Se deberá considerar entre otras cosas: tipo de fractura, edad y comportamiento del paciente, intensidad y tipo de lesión del organismo y a veces y muy importante la capacidad económica del propietario. Se debe considerar que la cirugía traumatológica requiere equipo y capacitación especializada lo cual redunda en un costo económico considerable.  Existen métodos relativamente baratos como las férulas y vendajes, sin embargo algunos pacientes no son candidatos a este tipo de métodos y el utilizarlos podrá significar la no corrección del problema a tratar e inclusive la posibilidad de causar otros daños como consecuencia.

LUXACIONES EN PERROS, SU TRATAMIENTO Y CIRUGIA

La luxación en perros y gatos es la pérdida de la estabilidad y continuidad en una articulación.  Existen luxaciones traumáticas (por golpes) o congénitas(de nacimiento).  Al igual que las fracturas, las luxaciones en perros y gatos casi nunca son urgencias y su resolución deberá considerar una condición y tiempo favorable. Hay luxaciones que pueden resolverse de manera cerrada (sin cirugía) o de manera abierta(quirúrgicamente), ambos casos requerirán en su mayoría sedación o anestesia general.  Muchos casos también requerirán inmovilización después de su resolución. El periodo de inmovilización dependerá de cada caso. Es muy importante la vigilancia médica ya que las articulaciones son muy delicada y dependen del movimiento para su nutrición.  En las articulaciones existen estructuras dentro (intraarticulares) y fuera (extraarticulares).  El daño en estructuras como el cartílago articular es de pronóstico reservado y es probable el desarrollo de osteoartritis a mediano o largo plazo, aún con un correcto manejo del traumatismo inicial.

Las luxaciones en perros y gatos deben atenderse lo antes posible ya que el dejar pasar tiempo puede redundar en lesiones que no puedan ser corregidas aún con cirugía.  Las luxaciones pueden estar presentes al mismo tiempo que las fracturas, por lo tanto es importante realizar estudios diagnósticos; como las radiografías. De la imagen radiográfica dependerá el pronóstico y tratamiento que le dará su médico.  En algunas luxaciones la imagen radiográfica de rutina puede no mostrar la lesión y será necesario someter a alguna posición especial a su mascota, esto puede implicar la necesidad de sedarla o anestesiarla.  De manera similar a las fracturas, usted deberá tratar de calmar y estabilizar a su mascota, no medicar y no intentar resolver la luxación con tirones o golpes, a menos que cuente usted con la capacitación adecuada. Lleve a su mascota a atención veterinaria lo más rápido posible.

PROBLEMAS DE COLUMNA VERTEBRAL EN PERROS

ORTOPEDIA Y NEUROLOGIA

La Enfermedad de Disco Intervertebral EIDV en perros es un problema que pueden padecer todas las razas, de manera muy poco frecuente  puede afectar a gatos.  En humanos se conoce comúnmente como hernia de disco.

Los perros de talla grande, con cuerpo alargado (Dachshund, Basset Hound, etc.) o de edad media a avanzada son más susceptibles.  Los sitios donde se presentan problemas con mayor frecuencia son el cuello y la región lumbar y lumbosacra (cintura y cadera respectivamente).

Los discos intervertebrales en perros, como su nombre lo indica, son estructuras que se encuentran entre los huesos vertebrales o vertebras, los cuales a su vez forman la columna vertebral.  Los discos tienen la función de amortiguar el choque entre las vertebras y permitir un movimiento limitado a lo largo de la columna.

Cuando el disco está sano tiene una consistencia firme pero flexible, la edad o golpes repetidos (saltos o ejercicio de impacto) pueden volver al disco más frágil y con tendencia a que parte de su material se protruya o se extruya, es decir se mueva y comprima otras estructuras, las más relevantes son la médula espinal o raíces nerviosas. Un traumatismo (golpe) muy severo también puede dañar un disco, aunque este se encuentre sano.

La medula espinal es un conjunto de nervios, algo parecido a un cable eléctrico. Esta medula se origina en cerebro y recorre la columna hasta la cola. A su paso da función motora  y sensorial a los miembros (patas) pero también a todos los órganos. Los discos intervertebrales se encuentran por debajo de la medula espinal, por esto cuando parte del material discal se desplaza puede comprimir esta estructura nerviosa. Al existir una compresión medular por enfermedad de disco intervertebral en perros se puede interferir o suspender la transmisión de impulsos eléctricos nerviosos y con esto afectar la sensibilidad o movimiento de estructuras corporales. Algo similar a lo que ocurre cuando se pisa una manguera de agua. Dependiendo de la intensidad del daño, nivel de la lesión y tiempo transcurrido serán  los signos que se observarán en el paciente afectado.  Existe la posibilidad de una presentación repentina y sin necesidad de un golpe evidente o severo, también hay casos que pueden ser lentos, que permanecen, mejoran, reinciden o empeoran con el paso del tiempo.

Como se comento anteriormente los signos aparentes de la enfermedad de disco intervertebral en perros dependerán del grado, nivel e intensidad de la lesión, sin embargo los signos más frecuentes son:

-Debilidad y/o incoordinación en uno, dos o los cuatro miembros. Es más frecuente encontrar afectadas las patas traseras.
-Paralísis completa o parcial de los miembros. La parálisis puede ser flácida o rígida, es decir encontrar las patas sin fuerza o tiesas (como de palo). Existe combinación de ambos, generalmente manos tiesas y patas sin fuerza.
-Incontinencia fecal y/o urinaria, es decir no hay capacidad consiente para retener la orina  o el excremento como normalmente lo hace un perro sano.
-Retención  fecal y/o urinaria. Lo contrario a lo anterior, es decir el paciente no puede eliminar la orina y/o el excremento aun forzándolo.
-Dolor a nivel de la columna, puede detectarse al tocar la región afectada o el paciente puede verse la zona frecuentemente o incluso lamerla o morderla. En ocasiones el dolor puede confundirse con dolor abdominal, el paciente puede mostrarse “encorvado”.

Ante cualquier sospecha de daño neurológico es importante acudir lo antes posible con su médico veterinario especializado en neurología y ortopedia, la mayoría de las lesiones tienen mejor pronóstico si se atienden en las primeras horas (idealmente minutos).

Mientras tanto el paciente debe permanecer en el mayor reposo posible, si hay necesidad de desplazarlo debe hacerse con cuidado, dando apoyo a todo el cuerpo y evitando movimientos de la columna, puede acondicionarse una tabla a modo de camilla. En el caso de perros pequeños pueden cargarse en brazos, siempre con el pecho y abdomen hacia abajo, en posición “natural”, nunca con la espalda abajo (como se carga a los bebés).

En perros con enfermedad de disco intervertebral no debe darse ninguna medicación a menos que su veterinario lo indique. Casi todos los medicamentos para dolor e inflamación de uso humano son tóxicos en animales, aun a dosis bajas. Algunos medicamentos también pueden interferir con los resultados del examen neurológico al realizarlo el médico veterinario y esto puede llevar a un diagnóstico y/o tratamiento inadecuados, siempre será importante comentar durante la consulta si el paciente esta tomando algún medicamento.

El médico veterinario deberá realizar un examen físico completo de su mascota y posteriormente un examen neurológico. Este generalmente incluye evaluación del estado de conciencia, presencia y calidad de los reflejos espinales, presencia de sensibilidad y/o dolor, alteraciones anatómicas, etc. En muchas ocasiones es posible inferir el sitio y severidad de la lesión.

Es muy importante la historia que usted dé al médico, incluyendo que tipo de alteraciones a notado, tiempo de evolución, cambios con el avance del tiempo, posibilidad de golpes, hábitos de ejercicio y cualquier información que considere relevante.

El médico puede considerar e indicar  realizar pruebas complementarias, como rayos x, pruebas de laboratorio e inclusive resonancia magnética. Todos los estudios tienen sus indicaciones así como limitantes, por eso es importante que el médico valore junto a usted estas posibilidades. Por ejemplo, en el caso de los rayos x debe considerarse una técnica radiográfica y posición del paciente adecuadas, en algunos casos se requiere sedación o anestesia.

Dependiendo de lo anterior el médico veterinario podrá indicar tratamiento médico (con medicamentos) y/ o quirúrgico (con cirugía u operación). Es importante considerar que los daños neurológicos siempre son serios y su médico podrá en algunos casos establecer un pronóstico inicial, pero a veces se requiere el paso del tiempo para determinar  evolución y establecer nuevo pronóstico.
En la actualidad la cirugía de columna es cada vez más común, frecuentemente se ven casos de éxito. Sin embargo no abundan los médicos capacitados o con el equipo adecuado y los casos que requieren cirugía son de pronóstico generalmente reservado. Además una cirugía de este tipo implica inversión  económica y en la mayoría de los casos la recuperación puede ir de semanas a meses. Es importante que su médico le exponga los riesgos y aclare todas sus dudas.

Existen terapias alternativas como la acupuntura, la medicina naturista y la fisioterapia, todas son de gran valor pero siempre bajo la vigilancia de un médico veterinario capacitado y casi siempre como complemento de una terapia médica adecuada.

Aunque sabemos que hay factores predisponentes para la enfermedad de disco intervertebral en perros, resulta  imposible predecir con certeza si nuestro perro puede padecer enfermedad de disco, sin embargo hay medidas generales que  podemos llevar a cabo para prevenirla.

Debemos considerar que una gran parte del peso del perro se carga sobre su espalda, de hecho aunque se llama columna puede considerarse como un puente. Hay que hacer lo posible para evitar o disminuir el trabajo excesivo en la columna.

Es sumamente importante el ejercicio físico, ya que esto favorecerá un peso corporal adecuado además de fortalecer los músculos que dan sostén a la columna. El ejercicio debe ser moderado, evitar ejercicio de impacto como saltos de muebles, escaleras en exceso, saltos que impliquen cambios de posición en el aire y por supuesto golpes a la columna.
Se recomienda la caminata o trote ligero en superficies como pasto o asfalto. Idealmente la caminata debe ser sostenida por 20 ó 30 minutos 2 veces al día, si nuestro perro no está acostumbrado hay que iniciar de manera gradual.

Debemos mantener a nuestro perro en peso adecuado, evitando la obesidad. Está comprobado que la mejor nutrición se encuentra en alimentos balanceados (croquetas), pero es importante manejar la cantidad adecuada. Su médico veterinario puede orientarlo al respecto.

Como en todas las enfermedades, siempre es mejor prevenir, esto implicará menor  sufrimiento para nuestras mascotas. En caso de enfermedades que afectan tejido nervioso, como esta; de llegar a presentarse  actuar lo más rápido posible aumentando las posibilidades de un mejor pronóstico y recuperación.

Beagle dog disabled isolated with wheelchair in street background